300px

Taide Cano

 “Yo soy una mujer afrodescendiente que trabaja en la gestión cultural, en el movimiento del hip hop en Cartagena. El hip hop transformó mi vida. Me convirtió en una persona más tolerante y más interesada en los trabajos con la comunidad. Trabajo más que todo en comunidades que tienen problemas de pandillas, de drogadicción, prostitución infantil... el hip-hop les dio algo más en que pensar, y si tienen rabia por algo empiezan a escribir en lugar de irse a tirar piedra con los vecinos en la esquina. Para mí es satisfactorio poder ayudar a los demás a conseguir lo que quieren. Entonces ese triunfo no es mío, pero yo me alegro por eso”.